Llega el día de sacarse sangre, ¿quién no experimenta un poco de nerviosismo? El temor a las extracciones de sangre es un sentimiento muy difundido entre adultos y chicos, e incluso llega a manifestarse como una fobia en 1 de cada 10 personas. Sin embargo, existen alternativas que reducen el estrés y la preocupación que produce este tipo de análisis clínicos.

 ¿Qué tememos cuando nos vamos a sacar sangre?

Podríamos decir que quien teme a sacarse sangre, siente temor por dos cosas: por las agujas, y por la pérdida misma de sangre. No es ilógico pensar en la extracción de sangre como una herida controlada. Aun rodeados de la esterilidad de un laboratorio, la respuesta evolutiva del cuerpo ante la pérdida de un tejido fundamental para la vida es defensiva, y muchas veces esa defensa se expresa a través del miedo. El mayor riesgo de ceder ante este miedo es terminar evitando o postergando la atención médica, por lo que es importante entenderlo como una respuesta natural del organismo, y recordar que lo enfrentamos en pos de cuidar nuestra salud. Cerrando los ojos, mirando para otro lado y tratando pensar en otra cosa para superar la extracción de sangre con estoicismo, es como contribuimos a entender qué está pasando en nuestro cuerpo, para poder cuidarlo. Nuestra tolerancia es, en definitiva, un mensaje de amor hacia nuestro propio cuerpo.

Extracciones de sangre a domicilio: una alternativa

Muchas personas que acuden a un laboratorio a sacarse sangre, sean menores o mayores de edad, lo hacen acompañadas por familiares o personas de confianza. La compañía los hace sentir seguros y alivia el momento traumático que la extracción representa. En este sentido, hay una alternativa que ofrece aún mayor contención, y preparan mejor a la persona para superar ese momento traumático: sacar sangre a domicilio.

El contexto es fundamental para definir la actitud con la que enfrentamos una situación. ¿Qué mejor entorno para desafiar un miedo que en cancha propia? Las extracciones de sangre a domicilio son alternativas terapéuticas para que, llegado el momento, el ambiente sea mucho más cómodo y confiable, y ayude a la persona a relajarse.

Además, sacar sangre a domicilio es una alternativa útil para realizarse en niños pequeños sin sacarlos de la casa, o ante la falta de tiempo para asistir al laboratorio, los problemas de movilidad, o la vergüenza al realizar una prueba de este tenor en un sitio público. De este modo, pueden satisfacer su necesidad sin salir de la comodidad y la contención de su hogar.

Es importante recordar que la extracción segura es aquella aplicada según los estándares y los protocolos, sea cual sea el espacio donde se realiza. Sacar sangre a domicilio viene a ofrecer una alternativa cómoda y confortable para un momento traumático en la vida de la mayoría de las personas. Un modo de promover el acceso a una herramienta clave para la salud.